Comprendiendo la Perspectiva de Género en Nayarit.

DESARROLLO LOCAL CON IGUALDAD DE GÉNERO

Nayarit presenta rezago en la transversalidad de perspectiva de género pese a la creación del INMUNAY el 31 de diciembre de 2003, mediante el decreto número 8264; es de notar que la Ley de Igualdad de las Mujeres y los Hombres en Nayarit, fue publicada en el periódico oficial ocho años después de la creación de este organismo. La ley es básicamente una réplica de  la ley federal del mismo nombre, que no deja de ser enunciativa, a pesar de crear una comisión ex profeso para vigilar su cumplimiento.

 El INMUNAY llevó a cabo un proyecto del 13 de junio al 30 de noviembre del 2012, denominado  “Contribuyendo a la construcción de la igualdad entre mujeres y hombres, al interior de las instituciones y en los planes de política pública en Nayarit”, llevado a cabo en diversas dependencias gubernamentales del estado de Nayarit, reportando que existe una mayor percepción de acoso y hostigamiento sexual por parte de los hombres; las mujeres se perciben rezagadas y poco valoradas en oportunidades de capacitación, desarrollo de personal y en la toma de decisiones institucionales en relación con los hombres.

 En los SSN no conocemos la situación de las mujeres y hombres en el ámbito laboral y a pesar de que la base trabajadora de los SSN presenta una relación mujer- hombre de 1.8 a 1, no hay estudios que nos indiquen si se ha llevado acabo la transversalidad de la perspectiva de género, su repercusión en el ambiente laboral, en la salud del trabajador y su visión hacia la atención a la salud con esta perspectiva.

Debemos identificar las brechas de género si es que las hay y determinar la distancia que separa a mujeres y hombres respecto a las oportunidades de acceso y control de los recursos económicos, sociales, culturales y políticos en los SSN, facilitando el diagnóstico de los factores que provocan la discriminación.

Revisemos algunos conceptos que explican la perspectiva de género y la importancia de la transversalidad en las instituciones gubernamentales.

El género es una categoría utilizada para analizar, representar y simbolizar las diferencias sexuales en una determinada sociedad. Es así como el concepto de género alude a las formas históricas y socioculturales en que mujeres y hombres construyen su identidad, interactúan y organizan su participación en la sociedad.

La perspectiva de género se ha definido como una herramienta conceptual que busca mostrar que las diferencias entre mujeres y hombres se dan, mas que por su determinación biológica, por las diferencias culturales asignadas a los seres humanos.

La ley de igualdad entre mujeres y hombres para el estado de Nayarit, define a la perspectiva de género como una categoría científica, analítica y política que contribuye a desarticular las prácticas sociales, culturales y políticas que refuerzan la opresión de género; revisa críticamente la asimetría de poder entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida social, a fin de eliminar la desigualdad y discriminación en función del sexo.

El concepto de género se empleó por primera vez en 1951 en relación dentro del contexto de la psicología médica, sin embargo fue hasta 1968 que Robert Stoller la desarrolló en una investigación empírica sobre trastornos de la identidad. Stoller demostró en su estudio que lo que determina la identidad y el comportamiento masculino o femenino no es el sexo biológico, sino las expectativas sociales, ritos, costumbres y experiencias que se ciernen sobre el hecho de haber nacido mujeres u hombres.

Esta observación permitió concluir que la asignación y adquisición social de la identidad sexual es más importante que la carga genética, hormonal o biológica que los seres humanos traen consigo al nacer; esto significa que las relaciones sociales entre los sexos se pueden desnaturalizar.

A partir de estos resultados, se entiende que la identidad de las personas y el posicionamiento social que desarrollan provienen de las representaciones y significados culturales atribuidos a la  “masculinidad y a la “femineidad”, así como de los principios sexistas incorporados en las reglas de funcionamiento de las instituciones públicas y privadas.

Las relaciones sociales de género han sido establecido y determinado por una manera de comprender lo que se ha llamado la vida pública y privada, los cual ha contribuido a segmentar los espacios de acción para las mujeres y los hombres a lo largo de la historia.

Es importante al definir estos conceptos, el comprender como se han determinado los roles de los seres humanos en nuestra sociedad; la vida pública se refiere a la esfera en que se produce el reconocimiento y ejercicio de los derechos; la vida privada, es el espacio donde se satisfacen los intereses particulares de las personas y las familias. Es esta división que las mujeres quedaron excluidas de la esfera pública sin concesiones para participar en las decisiones del Estado y en los intercambios del mercado por derecho propio. En su lugar, se les asignó la responsabilidad del cuidado interno del ámbito privado y familiar, quedando subordinadas a la autoridad masculina y con un estatus jurídico diferente al concedido a sus congéneres varones.

El fundamento de esta explicación, según los padres de la “Filosofía Política Moderna”, estriba en la diferencia de la naturaleza humana femenina, cuyas cualidades reproductivas la acercan al mundo de las emociones y el cuidado de la familia, distanciándola del mundo de la razón, el interés y el bienestar colectivo.

Con estos antecedentes, la sociedad ha evolucionado en  una evidente inequidad de género, manifestando una segmentada participación de hombres y mujeres en nuestra sociedad, el cual afecta inequitativamente el acceso a las oportunidades y a la disposición de recursos materiales (tierra, maquinaria, créditos, capital) y no materiales (capital cultural, derechos, autoridad).

Esta división ha fundamentado la asignación arbitraria de atributos y posibilidades que valoran lo masculino como superior y lo femenino como inferior, dando lugar a una asimetría social que se ha reforzado con el paso de los años mediante mecanismos sociales, económicos, culturales y jurídicos que perpetúan la desigualdad entre mujeres y hombres.

Otro tema clave de las relaciones de género es la división sexual del trabajo, que todas las sociedades establecen para organizar el conjunto de responsabilidades y obligaciones de las mujeres y los hombres.

Se considera que hay roles de género cuando el tipo de tareas socialmente asignadas limitan el desempeño de las mujeres y los hombres, usualmente se reconocen tres tipos de roles de género:

  • Rol productivo, son aquellas actividades que se desarrollan en el ámbito público y que generan ingresos, reconocimiento, poder, autoridad y estatus.
  • Rol reproductivo, se relaciona con la reproducción social y las actividades dirigidas a garantizar el bienestar y la supervivencia de la familia, es decir, la crianza y la educación de los hijos y las hijas, la preparación de alimentos, el aseo de la vivienda.
  • Rol de gestión comunitaria, son las actividades que se realizan en una comunidad para asegurar la reproducción familiar. Toma la forma de participación voluntaria en la promoción y manejo de actividades comunitarias, tales como gestiones para obtener servicios de agua potable, de atención primaria a la salud, etc.

Analizar alguna situación desde la perspectiva de género, permite entender que la vida de mujeres y hombres puede modificarse en la medida en que no está “naturalmente” determinada. De tal suerte que esta perspectiva ayuda a comprender más profundamente no sólo la vida de las mujeres, sino también la de los hombres y las íntimas relaciones que se establecen entre ambos. Este enfoque cuestiona los estereotipos con que somos educados y abre la posibilidad de elaborar nuevos contenidos de socialización y relación entre los seres humanos.

El empleo de esta perspectiva plantea la necesidad de solucionar los desequilibrios que existen entre mujeres y hombres, mediante acciones que se enlistan a continuación:

  • Redistribución equitativa de las actividades productivas y reproductivas entre los sexos.
  • Justa valoración de los distintos trabajos que realizan mujeres y hombres, especialmente de los relacionados con la crianza de los hijos e hijas, el cuidado de personas enfermas y las tareas domésticas.
  • Modificación de las estructuras sociales, los mecanismos, reglas, prácticas y valores que reproducen la desigualdad.
  • Fortalecimiento del poder de gestión y decisión de las mujeres.

Aplicado al proceso de desarrollo, la perspectiva de género cuestiona los aportes y beneficios diferenciados de las políticas públicas en la calidad de vida de mujeres y hombres, y que lleva a derribar el mito de la neutralidad en el diseño y ejecución de tales políticas. De igual forma, visibiliza a las mujeres como sujetos potenciales del desarrollo, superando las visiones fragmentarias que las consideran “grupos vulnerables” o ciudadanas de segunda categoría.

En suma, la importancia de la aplicación de la perspectiva de género en los estudios sociales radica en las posibilidades que brinda para comprender cómo se produce la discriminación hacia las mujeres y las vías para transformarla.

La transversalidad es el proceso que permite garantizar la incorporación de la perspectiva de género en la legislación, políticas públicas, actividades administrativas, económicas y culturales en las instituciones públicas y privadas, con el objetivo de valorar las implicaciones que tiene para las mujeres y los hombres cualquier acción que se programe.

El planteamiento estratégico de Transversalidad de la Perspectiva de Género en las políticas públicas gubernamentales para garantizar el adelanto y potenciación de las mujeres, ha sido un imperativo internacional desde hace más de 20 años y se ha traducido en diferentes esfuerzos nacionales significativos pero que aún resultan insuficientes para lograr la igualdad entre mujeres y hombres.

Transversalizar la perspectiva de género es el proceso de valorar las implicaciones que tiene para los hombres y para las mujeres cualquier acción que se planifique, ya se trate de legislación, políticas o programas, en todas las áreas y en todos los niveles.

Es una estrategia para conseguir que las preocupaciones y experiencias de las mujeres, al igual que las de los hombres, sean parte integrante en la elaboración, puesta en marcha, control y evaluación de las políticas y de los programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales, de manera que las mujeres y los hombres puedan beneficiarse de ellos igualmente y no se perpetúe la desigualdad. El objetivo final de la integración es conseguir la igualdad de los géneros.

La emergencia de las políticas con enfoque de género desmitificó la noción de que la cobertura de las políticas públicas era universal, visibilizando una visión androcéntrica en su hechura y aplicación. Es decir, se buscó distinguir aquellos elementos que propician discriminación, inequidad o desigualdad entre mujeres y hombres. Esto supone que las políticas públicas han hecho visible que no todos son iguales en términos de oportunidades y que se requiere realizar acciones afirmativas para acortar la brecha que genera la desigualdad. Sin embargo no es suficiente la modificación del discurso e incluso las iniciativas para modificar la redacción de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, donde se ha propuesto en diversos artículos hacer visible a la mujer; por ejemplo el artículo 11 Constitucional, donde dice “todo hombre tiene derecho a entrar a la República…” se propuso modificarlo por “toda persona tiene derecho a…” .

Entonces la equidad de género supone un disfrute equitativo de hombres y mujeres de los bienes sociales y las oportunidades de los recursos y recompensas. La equidad de género no significa que hombres y mujeres sean iguales, pero sí que lo sean sus opciones y posibilidades de vida.

Para poder establecer la transversalidad en las instituciones gubernamentales de Nayarit, es necesario realizar diagnósticos iniciales de la situación laboral de mujeres y hombres, para poder determinar el estado del problema y generar una planeación estratégica, para incluir desde la misión y visión una perspectiva de género que favorezca al desarrollo económico local, regional y nacional.

Referencias.

  1. Cerda A. Desarrollo económico con perspectiva de género. Buenas    prácticas en la administración federal. Instituto Nacional de las  Mujeres INMujeres, Primera edición: octubre de 2010 ISBN: 978-607-7825-20-3)
  2. Romero A. González I.  Maya A., y cols. Economía Para La Pobreza: Violencia Económica Con Perspectiva De Género. Memoria
    X Coloquio Nacional de la Red de Estudios de Género del Pacífico Mexicano Equidad de Género y I Encuentro de Género y Estudios Culturales de la UAN, nov 2012.
  3. García G. ABC de Género en la Administración Pública. Instituto Nacional de las  Mujeres INMujeres. Segunda edición: noviembre de 2007 ISBN: 978-968-5552-99-8.
  4. Ley De Igualdad Entre Mujeres Y Hombres Para El Estado De Nayarit Publicación inicial: 23/04/2011 Vigente al 31/ene/2012 http://info4.juridicas.unam.mx/adprojus/leg/19/717/
  5. Ramírez S., Nieto M., Muñoz R. Propuesta para la transversalización de la perspectiva de género en las instituciones de gobierno del estado de Nayarit, a partir de un diagnóstico FODA. Instituto para la mujer nayarita. 2008
  6. Márdero G.  Institucionalización y promoción de la perspectiva de género. Cámara de diputados, Legislaturas LVII, LVIII y LIX en materia de institucionalización y promoción de la perspectiva de género. http://archivos.diputados.gob.mx/Centros_Estudio/Ceameg/pron3/archi/inst.pdf
  7.  Massolo A. Género y Seguridad Ciudadana, el papel y reto de los gobiernos locales. Organización Panamericana de la Salud. 2004 http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd53/massolo.pdf
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: